10 cosas que no te enseñaron en la Universidad (Part.I)

Este post está basado en “10 lessons you were not taught in Law School” publicado por The Lawyerist y que podéis consultar pinchando aquí.

Las Universidades nos enseñan a pensar como abogados, a hacer búsquedas de jurisprudencia a redactar documentos e incluso a aprender a formar alegaciones, pero hay muchísimas otras cosas relacionadas con la práctica que las universidades no nos enseñan, especialmente cuestiones relacionadas con la comunicación, el lenguaje, los hábitos personales, el optimismo o las relaciones sociales.

Por ello y como he dicho, haciendo referencia al artículo publicado por The Lawyerist, os expongo aquellas más relevantes en las que más lagunas tenemos.

1. Cómo manejar un conflicto. 

En la mayoría de los casos nuestro cliente se hallará inmerso en un conflicto con alguien. Nuestro deber es defender a nuestro cliente en ese conflicto. Muchas personas, podemos decir que la mayoría, no disfruta siendo parte de un conflicto, porque al fin y al cabo, un conflicto es algo incómodo, lleno de respuestas que pueden hacernos enfadar o disgustarnos. Además nuestro deseo de ganar puede sacar lo peor en nosotros poniendo en peligro nuestro autocontrol.

Esto que es parte básica de nuestro trabajo debería ser practica y enseñado en las universidades: como participar en un conflicto de forma saludable, constructiva y manteniendo una relación educada con la parte contraria. Podemos decir que esto está relacionado con la inteligencia emocional y el tacto, que a su vez son cuestiones que aunque inherentes a la persona y su forma de ser, cada vez están siendo más objeto de estudio y entrenamiento por manuales y libros de práctica.

Los estudiantes tendrían que aprender en la universidad como las interacciones el abogado contrario nunca son algo simple o único. Deberían enseñarnos a diferenciar conflictos: laborales, familiares, económicos y como manejarlos. Y lo más importante, nos deberían enseñar a intentar sacar de un conflicto, una relación.

2. Cómo olvidar.

Cuándo estás inmerso en un conflicto la parte contraria intentará ponerte la zancadilla y sacar lo peor de ti (o eso es lo que debemos esperar). Ahora bien, es importante no dejar que esos sentimiento creen hostilidad o resentimiento y mucho menos provoquen una necesidad de venganza.

Olvidar no quiere decir eliminar de nuestra mente lo que esa persona hizo, sino, el hecho de intentar evitar que se creen en nosotros sentimientos negativos hacia esa persona. El primer beneficiado de olvidar somos nosotros mismos. 

3. Cómo tener difíciles e incómodas conversaciones. 

En algún momento de nuestra carrera nos veremos en la necesidad de mantener conversaciones complicadas e incómodas con nuestros clientes, por ejemplo, conversaciones relacionadas con el pago de honorarios o por el devenir de un caso que no parecía tan negativo en sus inicios. 

Intentamos retrasar este tipo de conversaciones y dificilmente conseguimos la soltura para que estas se lleven a cabo de forma natural. Lleva muchos años saber manejar estas situaciones con compasión y naturalidad y sin embargo no forman parte de nuestra educación.

4. Cómo limitarnos al presente. 

Cómo abogados generalmente nuestra labor se centra en el pasado y en el futuro, rara vez nos limitamos al presente y sin embargo, es dónde nos está permitido defender nuestro caso. 

Si nuestra mente está preocupada acerca de la resolución final no podremos prestar toda nuestra atención y cuidado al momento presente en el que nos toca defendernos. Aprender a estar en el presente es algo esencial para el devenir de nuestro trabajo.

5. Cómo mantener una salud tanto física como mental. 

Como abogados, nuestra competencia se limita a representar y defender a nuestro cliente. Muchas veces esto nos lleva a poner en peligro nuestra salud mental, emocional y física.

La clave para mantener nuestra salud, en general, es saber reconocer cuando parar, es ser capaces de identificar aquellos síntomas que nos avisan de stress o ansiedad. Es necesario saber reconocer los sentimientos negativos y saber trabajarlos. Mantener una salud física requiere un equilibrio entre ejercicio, descanso y dieta saludable que muy pocos siguen. 

La Universidad debería enseñarnos herramientas para nuestra salud, para cuidarnos. ¿Cómo ayudar a otros en sus problemas si no podemos identificar los nuestros?. Esto acabaría con problemas relacionados con depresiones, alcohol o drogas que están muy presentes en la actualidad.

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT
Madrid, Spain

Publicaciones recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.