En vista del revuelo que ha tenido lugar en las últimas horas por la nota publicada por el Ministerio de Fomento en su página web, he visto conveniente escribir un post aclarando la situación.
Con la publicación, Fomento recordaba que para transportar viajeros en turismos por cuenta ajena con retribución económica es necesario una licencia, es decir, cobrar por llevar a alguien en tu coche a otro sitio y sin licencia esta prohibido.
Con esta noticia se encendieron las alarmas en dos empresas Blablacar y Uber muy asentadas ya en nuestra sociedad:
– Por un lado Blablacar permite a la gente compartir coche y así compartir también gastos de viaje.
– Por otro lado Uber pone en contacto a particulares con conductores que quieran dar este servicio de transporte.
La nota de fomento decía exactamente:
Ante la aparición de anuncios en los medios y redes de comunicación mediante los que diversas empresas hacen pública su intención de poner en marcha plataformas de contratación de servicios de transporte de viajeros en vehículos de turismo particulares, el Ministerio recuerda que es necesaria dicha autorización y que los Servicios de Inspección del Transporte Terrestre velarán por el cumplimiento de la legislación vigente en la materia.
 
Como ha aclarado fomento esta mañana, con la nota no se referían a los viajes compartidos en coche particular en los que se comparte gastos sino aquellos en los que existe ánimo de lucro y que se realizan por conductores profesionales.
 
Blablacar por su parte ha emitido un comunicado que titulaba “Compartir Gastos es legal” en el cuál explicaba que una plataforma para conectar personas particulares que permite compartir los gastos de un viaje en coche. No se trata de una retribución económica, sino de la compartición de los gastos asociados a ese trayecto en común. Por lo tanto ni BlaBlaCar ni los usuarios de BlaBlaCar, que solo comparten los gastos del viaje, se dedican al transporte de viajeros por cuenta ajena y tal y como ha aclarado Fomento “los gastos compartidos no cuentan como “retribución” por usar el coche de otras personas”. En definitiva, sin animo de lucro no hay prohibición, por lo tanto Blablacar seguirá funcionando como hasta ahora. 
 
En el caso de Uber  “los usuarios de Uber ejercen una actividad profesional cobrando una retribución económica para llevar pasajeros dentro de la ciudad, en distancias muy parecidas a las de taxi”. Esta nota de fomento llega justo cuando la patronal de taxistas de Madrid y de otras grandes ciudades europeas había decretado un paro del servicio en forma de queja por la plataforma Uber. La Comisión Europea ha dicho que no puede prohibir plataformas como esta pero los taxistas pide que se persigan este tipo de actividades. Como publicaba hoy ElDiarioEl transporte de viajeros requiere de una licencia administrativa y el conductor debe estar dado de alta en el impuesto de actividades económicas y en la Seguridad Social, además de tener todos los seguros de transporte de viajeros en regla”.
 
La Comisión Europea se ha mostrado favorable a este tipo de plataformas, aunque han sido prohibidas en ciudades  como Bruselas. Por su parte los taxistas profesionales se quejan de que es una actividad remunerada que se lleva a cabo en la sombra y por la que no se paga impuestos, y dicen que no ofrece ninguna garantía a los clientes, mientras que los usuarios aseguran que es una forma más económica de viajar que además beneficia al medio ambiente; publicaba El Diario. 
 
En el caso de Blablacar las denuncias también parecen ser abundantes, esta vez por la patronal del autobús por competencia desleal y por haberle quitado casi un 10% de mercado a los autobuses. 
 
En conclusión, estas plataformas de momento están a salvo, pero no tardará en llegar una regulación con la finalidad de mejorar las relaciones en el sector del transporte. 

Mi posición al respecto la verdad que no la tengo clara; por un lado creo que plataformas como BlaBlaCar o Uber obligan a empresas de Autobuses y trenes a mejorar su servicios y bajar sus precios para hacerse más competitivos y adaptarse al nuevo mercado “post-crisis” en el que están cambiando muchas cosas y hay que evolucionar y no quedarse estancados. 
Por otro lado es cierto que es un servicio que no está sujeto a tributación por lo que es comprensible que sean una fuerte competencia para servicios de autobuses y trenes que están sujetos a unos costes mayores y quizás un poco injusto para estos. 
 
¿Cuál es vuestra opinión?

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

2 Comments

adolfo ibarra garcia

Yo creo que sí que habría que regularlo, pero no por la competencia desleal (porque tienes razón cuando dices que taxis y autobuses podrían bajar los precios), si no por dar seguridad al usuario por si se produce accidente, robo, etc y para que sea una actividad que tribute, como cualquier otra. Si llegara a regularse, ¿en qué sentido crees que sería? ¿Lo equipararían a los taxis o al servicio de alquiler de coche con chófer? Y que la UE no lo considere ilegal, ¿cómo puede influir?

Reply
Sandra Cuesta

Yo creo que debería regularse de dos maneras: por un lado como se ha hecho en Estados Unidos para dar seguridad al usuario: que el conductor que vaya a prestar el servicio no tenga antecedentes penales, que quede un registro de quien se va con quien a donde…como Blablacar. Y por otro lado en el caso de Uber creo que el servicio debería estar sujeto a tributación, porque obviamente es mas fácil dar un servicio a un coste menor cuando los costes también son menores, aunque ahí entraríamos en las licencias de taxi y el boom que ha habido con ellas y eso ya es otra cuestión.
Yo tampoco creo que haya que regularlo en vista a la competencia desleal puesto que deberían mejorar el servicio. Y si el autobús este verano quiere hacer frente a Blablacar pues que innove, que los tiempos cambian y el adaptarse, evolucionar y mejorar no es una opción.

Un saludo y gracias por tu comentario Adolfo.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.