Dado el aumento de contratación, tanto en términos cuantitativos como en lo que sofisticación se refiere, del mercado de infraestructuras, se han venido desarrollando de un tiempo a esta parte nuevas forma de participación y de gestión.
Hoy quisiera hablar de la cesión de crédito futuro, una estructura habitual de financiación en la que se cede por la empresa constructora a una o varias entidades de crédito el derecho a cobrar el precio de la obra derivado del contrato suscrito con la Administración Pública.  Por este contrato el precio de la obra, o los gastos vinculados, serán reembolsables al inversor privado cuando se haya finalizado la obra y esta haya sido recibida por la Administración Publica. Las entidades de crédito, satisfacen a la empresa constructora el precio del derecho de crédito futuro mediante pagos parciales anticipados.
La cesión de crédito futuro como forma de financiación no es utilizada únicamente en el sector de la construcción. Están reguladas por el Código Civil arts. 1.526 a 1.536 y por el Código de Comercio artículos 347 y 348 aunque reitera a grandes rasgos lo dispuesto en el Código Civil.
Entendemos la cesión como un “acto inter vivos celebrado entre un acreedor y otra persona con la finalidad de transmitir la titularidad de un crédito de una a otra”. El objeto de la cesión es el derecho de crédito futuro al cobro del precio de la infraestructura; como dice el artículo 1.271 del Código Civil “pueden ser objeto de contrato todas las cosas que no están fuera del comercio de los hombres, aun las futuras”. Los créditos son un elemento del tráfico jurídico con un alto compponente patrimonial; ahora bien, el artículo 1.529 del Código Civil dispone “el vendedor de buena fe responderá de la existencia y legitimidad del crédito al tiempo de la venta”.
 
Un requisito fundamental es que el crédito sea transmisible. El artículo 1.112 del Código Civil reconoce esta característica de los derechos adquiridos en virtud de una obligación a no ser que se hubiese pactado lo contrario. Las excepciones a la transmisibilidad son:
  • La naturaleza del crédito, ya sea porque el acreedor determina las características de la prestación o porque, por ejemplo, se tratase de un derecho accesorio de uno principal del que no puede separarse.
  • La existencia de una prohibición convencional.
  • Prohibición legal.
El negocio de la cesión, despliega tres relaciones distintas: l
  1. la del cedente y el deudor cedido. Solo es relevantes a efectos de notificación.
  2. la propia entre el cedente y el cesionario. La transmisión del crédito se produce por efectos del contrato de cesión, sin aplicación del artículo 609 cc que exige la concurrencia de título y modo. El cedente responde de la existencia y legitimidad del crédito pero no de la solvencia del deudor.
  3. y la que surge entre el cesionario y el deudor cedido. Una vez acordada la cesión y hecha la notificación a la Administración Pública:
      • El cedente no puede transmitir al cesionario un mejor derecho que aquel que ostenta la Administración Pública. El Tribunal Supremo de 17 de julio de 1990 en relación con la transmisión de certificaciones de obra (que representan créditos ya nacidos y no meramente créditos futuros), afirma: «el endoso y la pignoración de unas certificaciones de obra no constituyen un título abstracto a favor del cesionario, pudiendo el deudor, en este caso, la Administración, oponer las causas impeditivas de naturaleza causal que deriven del contrato del que las certificaciones de obra constituyen un pago fraccionado y a cuenta de la obra realmente ejecutada por el contratista… la Administración puede oponer al cesionario una excepción que derive de la propia ejecución de la obra de la que dimane una reducción o extinción de la obligación a que se contrae el importe de las certificaciones». 
      • La Administración podrá oponer frente al cesionario las excepciones que se deriven de sus relaciones jurídicas recíprocas y así, por ejemplo, compensar el crédito con otro crédito que aquella ostente con la entidad. 
En definitiva:
– El cedente deberá verificar en cada caso el tratamiento contable que podrá dar la operación para asegurarse de que ésta no conllevará una mayor deuda en sus estados contables.
– Las entidades de crédito cesionarias analizarán la viabilidad técnica general del proyecto y comprobarán la solvencia del constructor cedente y estudiarán las condiciones establecidas en la relación jurídica subyacente entre la Administración Pública y el constructor.
Fuente:
Para ampliar información acerca dela cesión de créditos futuros:

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.