El futuro del fraude fiscal

derecho
La Hacienda española ha encontrado dos nuevos objetivos en cuanto a la lucha contra el fraude societario se refiere: el comercio electrónico y la erosión de bases imponibles o BEPS. Hoy nos centramos en el proyecto BEPS (Base Erosion and Profit Shifting).
 
La globalización influye decisivamente en los regímenes fiscales del impuesto entre las sociedades en los distintos países.
Las empresas multinacionales representan un importante porcentaje del PIB mundial, así como, el comercio entre estas empresas representa una proporción creciente del comercio general. 
 
Como resultado de todo esto se ha producido un importante cambio en el ámbito fiscal empresarial y es que pasamos de modelos específicos para cada país a modelos globales que centralizan funciones a nivel regional o global. Estos fenómenos han dado lugar a los beneficios fiscales de muchas multinacionales. Un titular reciente contaba que habia multinacionales que pagaban menos impuestos que algunas pymes. A finales de 2014 el ministro de finanzas británico, anunció la creación de un impuesto –impuesto Google del que hablé aquí- del 25% sobre los beneficios supuestamente desviados de aquellas multinacionales que operasen en Reino Unido. La finalidad es luchar contra la evasión de impuestos de muchas multinacionales y la transferencia de beneficios de un país a otro. Es evidente que esta situación supone un agravío para el Estado y sus contribuyentes superando el plano fiscal y provocando una clara desventaja en el sector de la competencia. Esta situación ventajosa para estas grandes empresas, supone:
  • Los Estado deben hacer frente a menores ingresos fiscales y mayores costed de cumplimiento, además la erosición de la base imponible y el traslado de beneficios daña el sistema tributario ya que genera sentimiento de indignación e injusticia.
  • Los contribuyentes se ven afectados puesto que deben soportar cargas mayores como consecuencia del traslado llevado a cabo por estas empresas a jurisdicciones con tributaciones más laxas o incluso prácticamente inexistentes.
  • Creación de desventajas competitivas entre las grandes empresas y aquellas que operan únicamente en mercados internos.

Para ello el plan de acción de la OCDE propone a rasgos generales:

  • Armonizar la economía digital con las normas impositivas. Fundamentalmente consiste en que los sistemas fiscales guarden coherencia. La política fiscal es un atributo básico de la soberanía y cada país tiene derecho a diseñar su sistema propio, ahora bien, la creciente interconexión de las economías nacionales precisa de cierta armonización entre sistemas tributarios. 
  • Una de las fuentes de preocupación acerca de el BEPS es la creación de filiales no residentes y a través de ella canalizar los ingresos de la empresa residente. Para ello se han creado una serie de normas CFC que suponen la inclusión en el país de residencia de la empresa matriz. En base a esto, Aegurar que los resultados de los precios de transferencia están en linea con el valor para impedir la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios por medio de movimientos intangibles entre los miembros de un grupo. 
  • Mejorar la transparencia como prioridad. Las partes deben tener presente que sus operaciones van a ser conocidas por la autoridades.
  • Hacer más efectivos los mecanismos de resolución de controversias. 
Estas novedades serán visibles en el nuevo Reglamento del Impuesto sobre Sociedades que es objeto de estudio por parte del Gobierno y que está previsto que se apruebe a lo largo de año y que entre en vigor en 2016, aunque no será hasta julio de 2017 (cuando las empresas liquiden definitivamente el impuesto de sociedades) cuando comiencen a informar de sus operaciones por países.

“Las multinacionales españolas deberán detallar a partir de 2017 las ventas, ganancias e impuestos que registran en cada país. Esta es una de las recomendaciones del proyecto BEPS impulsado por la OCDE contra la planificación fiscal de las multinacionales y en el que participan medio centenar de países, España entre ellos. La línea que separa la lícita planificación o ingeniería fiscal y el correcto cumplimiento de las obligaciones tributarias es difusa. El objetivo del legislador es que las firmas no usen tretas para evitar pagar los impuestos que les corresponden a través de la deslocalización de beneficios.”
Las multinacionales informarán sobre cuando ganan y tributan en cada País
Jesús Sérvulo González
El País 
20 de Enero de 2015
¿Estamos cada vez más cerca de un sistema fiscal unificado a nivel europeo?

Se agradecen vuestros comentarios y opiniones.
 
Podeis consultar el texto íntegro aqui. 

Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Prof. de management, marketing y comunicación personal | Descargar e-book: http://eepurl.com/bfDEkT | Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.