Uno de los mejores Blogs de despachos que conozco es el de Garrigues, hace unos días publicó un post especialmente interesante “El Tribunal de Justicia de la UE se pronuncia sobre los “establecimiento permanentes” en el IVA”.
En el ámbito de la fiscalidad internacional, la existencia de establecimientos permanentes y la vinculación de las rentas u operaciones a los mismos es una cuestión que rezuma interés. Hasta hace relativamente poco no existía una norma que limitara qué se considera establecimiento permanente, sobretodo en lo que se refiere al devengo del IVA. El reglamento 282/11/UE, de 15 de marzo, desarrollado en la Directiva 2006/112/CE, ha dado mayor relevancia a la localización de los empresarios o profesionales como adquirentes o destinatarios de prestaciones de servicios.
La existencia de establecimientos permanentes en el territorio de aplicación del impuesto no sólo es relvante en cuanto a la correcta localización de las prestaciones de servicios, se trata de una cuestión que afecta en otros ámbitos del tributo como las cuotas soportadas por  por empresarios o profesionales.
Hay que tener claro que el IVA grava operaciones mientras que el IS grava renta. El IVA es un tributo que repercute sobre los destinatarios de las operaciones, -salvo que entre en juego la inversión del sujeto pasivo- por lo que el establecimiento permanente en el IVA y en la imposición directa, son autónomos, sin que exista una normativa común a partir de la cual se pueda determinar cuándo un empresario o profesional tiene, un establecimiento permanente, a todos los efectos, en una jurisdicción diferente a la suya de origen.
Volviendo al post de Garrigues; El 16 de Octubre el TJUE publicó una sentencia en la que se exponía  la posible existencia de un establecimiento permanente destinatario de determinadas prestaciones y servicios a los efectos de determinar el lugar en el que se entienden realizadas. El caso en concreto consistía en que “una sociedad de nacionalidad chipriota dedicada a la organización de subastas por internet, había contratado a una entidad polaca la disposición de un sitios de internet de subastas, incluyendo servicios asociados vinculados al alquiler de los servidores necesarios para el funcionamiento del sitio y a la presentación de los productos subastados. Por su parte, la sociedad polaca se comprometía a vender los bienes en dicho sitio”.  El objeto de la sentencia era conocer si los servicios que prestaba la sociedad polaca tributaban en Polonia, puesto que la sociedad disponía de un establecimiento permanente como consecuencia de los medios contratados a un tercero.
La Sentencia determinó al respecto que ese establecimiento permanente debía tener un grado suficiente de permanencia y una estructura apta tanto en medios técnicos como humanos, que le permita recibir las prestaciones de servicios y utilizarlas para su actividad económica.

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.