Hipotecas Multidivisa

derecho
   Llevo tiempo queriendo publicar este post sobre hipotecas multidivisa, y por fin llegó el momento.
    Una opinión bastante extendida sobre las hipotecas multidivisa es que con ellas podemos aprovecharnos de los bajos tipos en otros mercados y pagar menos. Las hipotecas multidivisa son préstamos hechos en una divisa distinta al euro, a los que se les incorpora una cláusula multidivisa que permite al consumidor el cambio a otra divisa distinta de las admitidas en el contrato.
 
    Las hipotecas multidivisa son un producto que ha renacido con fuerza casi vírica puesto que generalmente se nutre de los comentarios y sugerencias de amigos y familiares que presumen de pagar menos con la hipoteca en yenes, ahora bien, ¿en qué consiste una hipoteca multidivisa?¿Por qué hay tanta gente que ha decidido adquirir su hipoteca en yenes o francos suizos, generalmente?
 
   Las hipotecas multidivisa se nutren de las enormes diferencias en los tipos de interés de las distintas economías mundiales, así (por datos de la web comparativadebancos.com) si un japonés tiene actualmente el precio del dinero al 0,30% los europeos lo tenemos a 3,25% y un neozelandés a 6,50%. 
 
   Las hipotecas en Europa se calculan a través del índice EURIBOR pero los préstamos multidivisa se guian por el índice LIBOR (tipo de interés interbancario promedio de una serie de bancos) que varía en función de sus tipos de interés y perspectivas económicas del país, es decir, existe el LIBOR del yen, el LIBOR del franco suizo o el LIBOR del euro.
 

   En base a esto y volviendo a los datos de la web mencionada “Una hipoteca en yenes de 200.000 euros a 25 años con diferencial de 0,80 puntos básicos actualmente se pagaría con una cuota mensual de 810 euros, mientras que en euros serían 1.295 euros y en dólares neocelandeses 1.485 euros”. Este panorama tan esperanzador es lo que ha llevado a varios consumidores a introducirse de lleno en el mercado financiero y a adquirir un producto que a simple vista parece un juego de niños. Ahora bien, nada mas lejos de la realidad y volvemos a lo de siempre, no debe ser responsabilidad solo del banco comprobar nuestros conocimientos financieros a la hora de adquirir estos productos, nosotros mismos deberiamos darnos cuenta de si estamos capacitados financieramente hablando para entrar de lleno en cambios, en LIBOR, y ciclos económicos extranjeros. 

 
   Si bien este producto parece sencillo no lo es y no hay que olvidar que cuando te hipotecas en yenes, debes en yenes y el valor de estos suben y bajan cada día respecto del euro, y es aquí donde aparece el riesgo de las hipotecas multidivisa, cada día se debe un dinero diferente al banco y la deuda puede aumentar sin límite llegando un punto inclusive en el que se pueda deber mas dinero del que se adquirió en un primer momento.  ¿Cómo es posible que esto ocurra? Es sencillo, si el yen o el franco suizo subieran contra el euro la deuda podría llegar a ser infinita ya que esta se mueve en función de la cotización de la divisa elegida.
 

   En definitiva, las hipotecas multidivisa como los demás productos financieros complejos van destinadas:

  • personas con elevada cultura financiera. 
  • comprador que quiera adquirir una casa y tenga una cantidad considerable de dinero ahorro con los que pueda hacer frente a situaciones adversas como el cambio en el valor de las divisas. 
  • personas con elevada tolerancia a las pérdidas.

   Ningún hipotecado multidivisa tiene mas de un 16% de posibilidades de que le vaya bien. 

 
   Desde el plano jurídico los juicios de multidivisa giran en torno al deber de información de los bancos hacia los clientes. En estos casos tiene especial importancia las caracterísiticas personales del cliente como su nivel de estudios y capacidad para interiorizar los riesgos asumidos. Esto es así porque un préstamo hipotecario multidivisa podría ser nulo o anulable si concurren alguna de las causas recogidas en el Código Civil, arts. 1300 y siguientes, entre los que destaca el error en el consentimiento por falta de información. 
 
    La Sentencia de 30 de Abril de 2014 del Tribunal de Justicia Europeo plantea cuestiones como, el peligro de que el juez declare la nulidad del contrato hipotecario. En este caso el consumidor podría quedar expuesto a consecuencias perjudiciales teniendo que devolver el dinero que habia adquirido en un principio al banco para adquirir la vivienda y que si encima la adquisición de esta se dió en plena burbuja inmobiliaria, ahora vale mucho menos por lo que posiblemente ni con la venta de la vivienda pudiera hacer frente a la devolución íntegra del préstamo. 
 
   Tras un estudio detallado de este “producto” no podemos comparar la hipoteca multidivisa con un producto financiero derivado como el swap puesto que no está recogida en el artículo 2 de la Ley del Mercado de Valores, tampoco en la guía de la CNMV y por lo tanto no le será de aplicación la MiFID de la que hablamos en el post anterior y sobre la cual dejo el enlace aquí para mas información y comprensión.
 
 
 
 

Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master's Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Comments
  1. No hay mal que por bien no venga, pero al final puede que se quede todo en agua de borrajas y que el Banco Central Europeo se empef1e en subir los tipos de intere9s. Habre1 que estar attenos a la reunif3n en la que lo decidire1, el prf3ximo 7 de abril.bfDe acuerdo? 0 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.