Como ya os habréis dado cuenta me encantan las definiciones de Expansión y hoy no va a ser menos, “Los productos estructurados o híbridos son estrategias complejas de inversión, normalmente basadas en combinaciones de productos derivados y dirigidos especialmente a inversores profesionales”. 

Pero sin duda me quedo con esta de Gurusblog: 
 
Los productos estructurados suelen ser el resultado de combinar o empaquetar  posiciones en varios activos vía derivados, obviamente al cliente se le presenta el producto de forma bastante más simple y la obtención de rentabilidades suele estar condicionada al cumplimiento de una serie de condiciones. Son productos al estilo de si en 3 años la cotización de Repsol, Telefónica y BBVA supera un determinado nivel obtienes un 20% de rentabilidad, sino recuperas tu capital.”
Ejemplos:
  • * Depósito, en euros o dólares, con capital garantizado y rentabilidad variable. A vencimiento el cliente recibirá un cupón variable, equivalente a un tanto por ciento de la apreciación o depreciación que haya experimentado la paridad EUR/USD, según haya sido la apuesta inicial del cliente. 
  • * Depósito con capital garantizado que ofrece una rentabilidad a vencimiento que vendrá determinada por la evolución del precio de las acciones de BBVA, Telefónica, Repsol, Bayer y Nokia, de forma que, partiendo de un rango inicial, si todas las acciones se han mantenido dentro de dicho rango, sin traspasar sus extremos, el cliente recibe el 100% (valor absoluto) de la revalorización de la acción que haya tenido el mejor comportamiento; pero si alguna acción excede cualquiera de los extremos del rango, será retirada de la cesta. 
  • * Depósito digital con capital garantizado que ofrece un cupón si el precio oficial de cierre del activo de referencia en la fecha de referencia final es igual o superior a su precio oficial de cierre en la fecha de referencia inicial. En caso contrario, el cliente recibirá únicamente el capital invertido.

 

Hay dos motivos fundamentales por los que estos productos no son una buena idea:

  1. No suelen cumplir con las condiciones para maximizar la rentabilidad del producto. Los vendedores consiguen que los riesgos queden perfectamente camuflados porque parece que las condiciones interpuestas son fáciles de conseguir, pero nunca se materializan y por supuesto, no son tan sencillos de conseguir esos objetivos que las entidades daban por hechos en el momento de la venta.
  2. A diferencia de invertir directamente en un determinado producto o valor como puede ser en renta variable, estos productos no obligan a invertir en la estructura completa. Con este ejemplo que he encontrado en EDirectivos creo que será más sencillo de entender: “es cuestión de elegir la galleta que más nos guste por el conjunto de todas sus características. Pero hay que volver a hacer hincapié en esto: hay que aceptar todas las cualidades de la galleta elegida. No vale comprar, por ejemplo, una dietética y luego quejarse de que no está suficientemente dulce, o tomarse una con nueces cuando somos alérgicos a ellas y protestar de sus fatales consecuencias”.
El producto estructurado y su destino dependerán:
  • Como estén los tipos de interés. Según sean más altos, tendremos más disponible para comprar la opción y tener más porcentaje de rentabilidad. Con los intereses bajos estos productos desaparecen puesto que se quedan sin margen para funcionar. 
  • Cuanto mayor sea la volatilidad del activo, más cara será la opción.
  • La comisión del intermediario. Si el producto estructurado lo contratamos en una entidad en forma de depósito estructurado, es “coste” será que el tipo de interés nos lo darán más bajo que el de mercado.
Me parece relevante tener en cuenta que a la hora de invertir hay que tener presente siempre tres conceptos: rentabilidad, riesgo y liquidez porque siempre van relacionados: si queremos incrementar la rentabilidad de nuestra inversión, siempre será a costa:
  • O bien de asumir un mayor nivel de riesgo, y los hay de muchos tipos: de crédito, de mercado, de tipos de interés…
  • O bien de prescindir de nuestro dinero por más tiempo o tenerlo invertido en un producto del que nos sea más difícil deshacer nuestra posición.
Así los productos financieros básicos ofertados por las entidades bancarias ofrecerán una rentabilidad superior si van acompañados de un mayor nivel de riesgo, menor liquidez o ambas cosas. 

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.