Hoy quisiera analizar uno de los productos bancarios, desde mi punto de vista, mas complejos, los SWAPS. El término SWAP viene del inglés to swap: intercambiar. 
 
Me ha costado muchísimo encontrar una definición sencilla y al final ha sido Wikipedia quien me la ha dado. Los SWAPS “son un contrato por el que dos partes se comprometen a intercambiar unas cantidades de dinero en fechas futuras”, estas partes suelen ser bancos o entidades financieras. 
En estas operaciones aparece un banco o entidad financiera en general, que hace el papel de intermediario para garantizar el buen fin de la operación, y por cuya actuación es muy posible que las partes contratantes no lleguen a conocerse, conformándose, de este modo, una relación anónima entre el comprador y el vendedor de un contrato swap.
Básicamente podemos hablar de dos utilidades o motivos por los que tendremos interés en entrar en un swap:
  • Cambiar nuestros bienes o recursos futuros: Puede interesarnos para nuestro negocio intercambiar durante un tiempo bienes o recursos que generaremos por otros bienes o recursos necesarios para nuestra actividad o bienestar.
  • Especulación: Al igual que la especulación en otros activos, entraremos en un swap si nuestra visión es que los bienes que recibiremos a futuro van a suponer para nosotros mayor valor que los bienes que entregaremos a futuro.

 

 
Los swaps pueden ser utilizados para cubrir ciertos riesgos como el riesgo de tasa de interés, o para especular sobre los cambios en la dirección esperada de los precios subyacentes. Existen varios tipos de swaps, pero los cinco más importantes son: 
  • swaps de tasas de interésdurante un período de tiempo establecido, un intercambio mutuo de pagos periódicos de intereses nominados en la misma moneda y calculados sobre un mismo principal pero con tipos de referencia distintos. En el caso más habitual una de las partes paga los intereses a tipo variable en función del EURIBOR o LIBOR, mientras que la otra lo hace a un tipo fijo o bien variable, pero referenciado, en este supuesto, a otra base distinta.
“Como ejemplo, consideremos un swap realizado entre una empresa A, que ha emitido deuda a tipo fijo (v.g, 6 %) pagadera anualmente y vencimiento a tres años, pero que desea endeudarse a tipo variable, y otra empresa B, que la ha emitido a tipo variable (v.g, EURIBOR a 1 año + 0,5%), pero que desea pagar intereses a tipo fijo, ambas por un principal de 1 millón de Euros. Mediante el swap, la empresa A le abonará semestralmente a B los intereses de su deuda a cambio de recibir de B los intereses a tipo fijo, para hacer frente a su emisión. El resultado neto será que A queda endeudada a tipo variable y B a tipo fijo, como ambas deseaban.” 
  • swaps de monedas“Cross currency swap”, con el que se intercambian tasas de interés a mediano o largo plazo denominadas en dos monedas diferentes.
  • swaps de créditos, en el cual se intercambia una protección sobre el riesgo de crédito de un emisor de obligaciones contra pagos periódicos y regulares a lo largo de la duración del swap.
  • swaps de productos básicosintercambia un precio fijo, determinado al momento de la conclusión del contrato contra un precio variable, en general calculado como el promedio de un índice sobre un periodo futuro.
  • swaps de acciones.
En España tuvieron especial relevancia los swaps hipotecarios que allá por el 2010 dieron el pelotazo al estilo actual de las preferentes, cuando las entidades bancarias endosaron estos productos complejos y que requieren ciertos conocimientos especializados al respecto a particulares y pymes. 
 
Los SWAPS hipotecarios se planteaban como un seguro de control a la subida de los intereses en los préstamos bancarios que resultaron ser permutas financieras. Con este producto la banca reducía riesgos en sus relaciones interbancarias al mismo tiempo que compensaba la reducción de márgenes que se estaba produciendo a consecuencia de la crisis y la bajada de los tipos. Y lo mejor era que para cancelar el producto -que se adquiría,en mucho casos, con la propia adquisición del préstamo- la banca exigía el pago de sumas mucho mas elevadas resultado de actualizar los compromisos que se habían adquirido. 
 
Me ha parecido relevante traer a colación el artículo de el periódico El Confidencial de 2010 en el que se exponían las claves utilizadas por los abogados en la defensa de sus clientes ante los bancos:
“¿Cuáles son las estrategias de los abogados a la hora de defender a sus clientes?
hablan de tres vías, siendo la tercera que se comenta la que mejores resultados está dando ante los tribunales.
 
1.- Por condiciones generales de la contratación o por publicidad engañosa. “Es la vía que se ha seguido principalmente en las demandas por las cláusulas suelo de las hipotecas y van por el juzgado de lo mercantil”, explican Elena Ordúñez y Marta Torres, abogadas del despacho Legal & Media. “Hablamos de contratos redactados unilateralmente sin capacidad de negociación por parte del cliente o de contratos firmados en base a informaciones o publicidad engañosa”. En su opinión no es la vía que está dando los mejores resultados a los afectados. 
 
2.- Buscando amparo en la Ley de Consumidores y Usuarios. “Esta vía tiene difícil defensa cuando quien ha firmado un swap es una sociedad mercantil”, aclara Santiago Viciano, socio del despacho de abogados Viciano y Álvaro / V Abogados. La vía en este caso es la civil. 
 
3.- Por vicios del consentimiento. “Hablamos de situaciones que han provocado que el cliente no sea consciente de los riesgos a los que se enfrentaba con la contratación del producto”, explican Elena Ordúñez y Marta Torres. “Los bancos tenían un deber de información con ese cliente no sólo sobre la naturaleza real del producto sino sobre el riesgo real de la operación”. 
 
“Para conseguir la nulidad, la defensa no sólo está alegando que sus clientes firmaban pensando que estaban contratando un seguro que les protegiera contra las subidas de los tipos de interés, sino que se trata de productos financieros muy complejos, difíciles de explicar, incluso por quien se los comercializó. “No es raro que un juez pregunte al director de la oficina bancaria o al empleado que vendió en ‘swap’ que explique su funcionamiento”, explican Ordúñez y Torres. 
 
“Para considerar que un producto es complejo, su mecánica de cálculo debe ser difícil y su volatilidad muy elevada”, añade Viciano. “Quienes los comercializaron no hablaron a los clientes del peor escenario posible. De hecho, mientras las liquidaciones fueron positivas los clientes ni se imaginaban qué tipo de producto habían contratado. La sorpresa se produjo cuando bajaron los tipos de interés y las entidades comenzaron a cargarles liquidaciones muy elevadas en comparación con los beneficios que habían obtenido mientras los tipos subían. No hay una proporcionalidad entre las ganancias y las pérdidas”. Además, los abogados alegan en este tipo de contratos la ausencia de un test de idoneidad o de conveniencia que permitiera determinar el perfil del inversor dado que valora si un cliente está capacitado o no para asumir riesgos.”
 
Otra noticia más actual es el embargo llevado a cabo, unos meses atrás, por el Banco de España al Santander por una condena por swaps, (aqui). Sentencia el 12 de septiembre de 2013 en la que se condenaba al Banco Santander por “incumplir” contratos de swap, al haberse desviado estos de los precios de mercado “tanto en el momento de contratación como en la cancelación anticipada”, ha explicado el despacho de abogados.
 
Después de leer varios artículos lo que si queda claro es que estos contratos de SWAPS son complejos y por lo tanto solo deberían tener lugar entre partes profesionales con conocimiento y entendimiento pleno de su funcionamiento. 
 
 
Fuentes:



Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

3 Comments

Alfonso Batalla Eguidazu

Felicidades Sandra por el artículo sobre los Swaps, como bien has indicado abajo es uno de los instrumentos financieros más complejos del mercado financiero. Eso es debido a que es un instrumento que se negocia en los mercados OTC en vez de en mercados regulados, con lo que este tipo de instrumento no es estandarizado y no encontraras nunca un contrato igual.

Te quería recomendar un cosa sobre los Swaps de intereses para que puedas simplicar la explicación. Los swaps de divisas es un intercambio de pago de intereses entre las partes del swap. Digamos que Tenemos una empresa Española y otra empresa Americana que quiere obtener unos préstamos en euros y en dólares. La empresa Española quiere un préstamo en dólares para adquirir un inmueble (digamos), tiene dos opciones solicitar el préstamo al Banco Americano que se lo otorga a cambio de un pago de un interés fijo del 5%, la otra opción es solicitar el préstamo en un Banco Español que le ofrece un tipo variable de 1,5% sobre el Libor. La empresa Americana en cambio quiere adquirir una maquinaria en España y necesita solicitar un préstamo. Tiene dos opciones, la primera sería un préstamo en un Banco Español a un tipo de interés variable sobre el LIBOR de 2%. La segunda opción es solicitar el préstamo en el Banco Americano a un tipo de interés fijo del 4,5%.

Las dos empresas entran en un swap con el fin de intercambiar el pago de intereses. Es decir la empresa Española solicita el préstamo en el Banco Español y la Empresa Americana solicita el préstamo en el Banco Americano. La empresa española quiere financiarse a un tipo fijo y la empresa Americana se quiere financiar a un tipo variable. Entonces intercambian sus posiciones a través de un swap de intereses. Entonces las dos empresas salen beneficiadas por el intercambio. La empresa Española paga solo un 4,5% gracias al swap en vez del un 5% si solicitase dicha cantidad al Banco Americano. Y la empresa Americana gana también porque ahora paga un 1,5% sobre el LIBOR gracias al swap, frente al 2% sobre el LIBOR si solicitase el préstamo al Banco en España. (las dos empresas cada mes le paga a la otra el tipo de interés acordado por el swap, o la diferencia tras el cambio, es decir que la empresa que deba más, digamos la Española, deberá abonar a la otra dicha diferencia).

Espero haberte ayudado un poco a la hora de aclarar el swap de intereses. Si tienes alguna duda o necesitas información sobre un instrumento financier te puedo intentar ayudar. Si quieres te facilito mi email y vamos comentando las posibles aclaraciones o dudas que vayan surgiendo.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.