El tamaño importa, y el tejido empresarial español está formado mayoritariamente por empresas pequeñas, pero para aumentar la competitividad, la productividad, la exportación, el acceso a la financiación y a la inversión, necesitamos que el tamaño de nuestras empresas aumente.
 
En España, hay algo más de 3 millones de empresas, de las cuales más de un 99% son pymes (entre 0 y 249 trabajadores), según datos del Ministerio de Industria. Más revelador incluso es el dato de la microempresa (de 0 a 9 empleados) que representa un 95% del total. La importancia de las pymes para el empleo es también muy grande: un 63% del total. Junto con las pequeñas, conviven un grupo de grandes empresas “las del Ibex y unas pocas más”, en palabras de José Antonio Herce, Director asociado de Economía de Afi y profesor de Economía de la Universidad Complutense. Algunas son líderes mundiales, incluso en sectores hace poco considerados maduros.
 
Oriol Amat, catedrático de la Universitat Pompeu Fabra, admite un problema de dimensión. “Tenemos pocas empresas medianas y grandes y hay que tener en cuenta que hay una gran interrelación entre dimensión empresarial, innovación e internacionalización”, Su diagnóstico es que esta carencia “está relacionada con debilidades como la falta de ambición para crecer y un marco legal que penaliza a las grandes”.
 
En nuestro país son abundantes las trabas fiscales, laborales y burocráticas, de donde podemos extraer que entre los empresarios exista el miedo a crecer, y es que estas medidas son el principal motivo del desincentivo al crecimiento de las empresas. Muchas empresas no se atreven a dar el salto de pequeñas a medianas empresas y de medianas a grades para no tener que afrontar los mayores costes que se derivan de aumentar la facturación o la plantilla. Entre otras, por ejemplo, cuando la empresa tiene más de 50 empleados se exige la creación de un comité de empresa con sus correspondientes liberados sindicales, mientras que, en términos fiscales, facturar más de 6 millones de euros obliga a tributar a un tipo superior y a presentar liquidaciones de IVA e IRPF más a menudo.
Es por ello que se hace fundamental actualizarnos, volvernos más competitivos y marchar hacia la colaboración público-privada que favorezca el crecimiento de nuestras empresas. Parece que poco a poco proyectos como Cre100do.es de la Fundación Bankinter, el ICEX y el Círculo de Empresarios pretenden crear 100 grandes empresas españolas en los próximos 5 años. ¿Se cumplirá? Todavía estar por ver.
 

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.