Dejando lejos aquella mala experiencia inicial con las “puntocom en la cuál todos pusieron mucho entusiasmo, y dinero a lo que resultó ser un autentico fracaso, hoy parece que el desarrollo, y la innovación pasan por las empresas en internet, empresas sin sede física, alojadas en la red, y justamente ahí es donde concentran su volumen de negocio. 
La burbuja puntocom es un término que hace referencia a un periodo de crecimiento del valor económico de las empresas vinculadas a internet. Esta corriente económica que tuvo lugar entre 1997 y 2001 se caracterizó por una subida precoz de los valores de las naciones occidentales debido al crecimiento y avance de las empresas del nuevo sector de Internet, y la denominada “Nueva Economía”. Con el tiempo, muchas empresas quebraron ó dejaron de operar, lo que provocó una fuerte caída.
 
Aunque parece que los gigantes tecnológicos actuales cómo, Google, Facebook, Twitter ó Amazon, siguen teniendo una liga particular, destacan otras compañías que comparten un carácter pionero, y un rápido crecimiento. 
 
Parece que la historia puntocom la escriben empresas estadounidenses, veáse Airbnb, Uber, Whatsapp… pero nuestro continente también tiene el honor de contar con un buen listado de estas empresas punteras:
  • Spotify: Empresa de origen Sueco que a marcado un antes y un después en el uso y disfrute de la música, y legal, se creó en 2008 y, aunque en un inicio no fue muy bien acogida por las compañías discrográfica actualmente les reporta una gran % de su beneficio. 
  • Blablacar: Empresa de origen francés. Se creó en 2006 y nos acercó el término “consumo colaborativo” poniendo en contacto personas que realizaban el mismo trayecto en coche con la finaildad de compartir gastos. 
  • Just-eat: De origen Danés, esta empresa es un referente en lo que a pedidos a domicilio se refiere.
  • Zalando: Web alemana de venta de moda. Se creó a imagen y semejanza de la estadounidense Zappos, vende a más de 15 países. 
  • Vente-privee: Empresa francesa pionera en el negocio de los clubs privados de venta online. 
Los precedentes nos hacen pensar que estas empresas pronto acabarán en manos de los gigantes como pasó con otras que fueron punteras en un tiempo anterior como Skype (adquirida por Microsoft), y es que solo entre Google, Facebook, Twitter y Yahoo! acumulan 190 compras desde 2011. 
Solo nos queda desear, que a esta nueva etapa de las “puntocom” le siga un mejor destino que a sus predecesoras, algo que estoy segura que conseguirán puesto que el panorama actual parece que les es, desde todo punto de vista, beneficioso. Los 1.650 millones que pagó Google por la adquisición de Youtube en 2006 fue el inicio de la fiebre del oro de las Puntocom, y hoy esos 1.650 millones son minucias comparados con los 21.800 que pagó Facebook por la compra de Whatsapp. ¿Estamos en plena burbuja puntocom? Está claro que los valores se disparan porque no existen tantas aplicaciones que tengan una gran base de usuarios y en un tiempo tan limitado como Whatsapp y además la competencia feroz entre los gigantes por adquirir la start-up con potencial del momento y anular a los competidores hace que sea un momento propicio para las start-up online y la innovación. 

Que estalle ó no esta burbuja, todavía esta por ver aunque la evolución de internet, así como el número de usuarios que disfrutan de él hacen que este se encuentre en una posición mucho más fuerte que en la pasada década, un ejemplo de ello son los abundantes ingresos que reciben las empresas a través de la publicidad algo que hasta hace poco no se creía posible. 

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.