Hace unas cuantas publicaciones hablábamos sobre los fondos de inversión, capital riesgo ó private equity, y mencionábamos otros perfiles de inversores como los Business Angels. Cómo comentábamos en ese post, (link aquí) la financiación alternativa, ha sido fundamental para la evolución de empresas y start-up en los últimos años post-crisis ya que una de las principales necesidades de un emprendedor es conseguir capital necesario para crecer y llevar a cabo su proyecto. Las vías para hacerlo, cómo comentamos, pasan por:

  1. Los Bancos y Entidades Financieras tradicionales.
  2. Crowdfunding. (ya hemos hablado de él aquí)
  3. Fondos de inversión (post aquí)
  4. Amigos y familiares.
  5. Business Angels.
Estos último son de los que vamos a hablar en este post.
Los Business Angels son una figura de origen americano que se remonta a hace más de 70 años. Grandes empresas como Amazon, Skype, Google ó Starbucks se han valido de estas figuras para llegar a convertirse en lo que son hoy. Qué esta figura tenga su origen al otro lado del charco es de fácil comprensión y es que, cómo dice Jesús Encinar, Business Angel y Empresario, Las sociedades de responsabilidad limitada en España no existen salvo en el nombre. Hoy fracasar es el fin de tu carrera, si te va mal un negocio, no puedes montar otro, las deudas con la Seguridad Social van contra tus ingresos presentes y futuros. Si tras el fracaso no hay una nueva oportunidad, la lección aprendida no habrá servido para nada”.
La principal particularidad de los Business Angels es que aportan  capital, pero también experiencia, y suelen ser a su vez, emprendedores que se implican en el funcionamiento de la empresa.
En cuanto al destino de sus inversiones, según la revista Forbes, en España se invirtieron 59,4 millones de euros en 179 empresas en 2011 de los cuales el 49% fueron destinados a internet, el 14% al desarrollo de Hardware y Software, 8% medios y 5% móviles. Que la tecnología e internet son sectores en alza que potencian la innovación y el avance, no es un secreto, pero otro de los factores que hace más atractivo este sector es que no necesita tanto capital cómo otros sectores, y a la vez, su crecimiento puede ser increíble en poco tiempo.
Los Business Angels, entran en proyectos arriesgados, pymes e ideas, que si bien pueden funcionar, por lo general no lo hacen. Suele invertir en sectores que conocen y aportan su know-how. Al principio, sobretodo en el caso de las star-up, apuestan por un equipo y un powerpoint cómo me comentaba Carlos Guerrero, Business Angel. El perfil del emprendedor es algo esencial, ya que él y su idea son un pack completo e inseparable, y por ello, no vale sólo con tener una gran idea, hay que tener claro cómo sacarle rendimiento, saber que el emprendedor no desistirá al poco tiempo…etc, es decir, el Business Angel apostará por el emprendedor al que le apasione su idea. 
“La rentabilidad media anual del sector suele ser de -7%, en una inversión donde la ganancia es negativa” según palabras de François Derbaix para Forbes, “de 10 inversiones, en 5 se pierde todo el dinero, en 2 o 3 se recupera y solo en 1 o 2 operaciones se gana”. Ante todo esto la pregunta que nos viene a la cabeza es, ¿y por que invierten?. Bueno, según Derbaix es tan simple como que “mola y las expectativas de ganancias son muy altas”. Lo habitual es que los Business Angels se encuentren presentes en 10 empresas con un capital cercado a los 10.000 euros en cada una.
En cuanto a la fiscalidad de esta figura en nuestro país:
  • Tienen una deducción del 20% en la cuota del IRPF.
  • Exención total de la plusvalía al salir de la sociedad, pero con trampa: siempre y cuando se reinvierta ese dinero en otra empresa.
Este modelo fiscal no es todo lo bueno que se espera, ó que se debería esperar. En el caso de Inglaterra, por ejemplo, permite deducirse de los impuestos el 100% de la inversión en start-up, con un límite. Una afirmación de Suárez, que en mi opinión viene muy al caso es: “Lo curioso en este país es que te puedes desgravar pérdidas por jugarte el dinero en el Casino, pero no si tienes una inversión fallida en una empresa”.
Y quisiera concluir con la afirmación de Lucía Martín “El emprendimiento en este país para por, entre otros puntos, facilitar la creación de empresas, no poner tantas trabas administrativas, mejorar la fiscalidad y también dinamizar la red de angel investors que son, en definitiva, a los que acude un proyecto empresarial en sus inicios”. Algo que si bien parece que poco a poco se va a haciendo, todavía no hay un cambio claro y radical, que es lo que necesitamos para convertirnos en un país competitivo en este aspecto y potenciar la creación de empresas y la financiación de grandes ideas que potenciarán la innovación y el avance, algo que actualmente ha cogido una dimensión aún más relevante y fundamental para el desarrollo y el crecimiento económico.

 

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.