A continuación del post que publiqué hace un par de semanas sobre ¿Cómo elaborar el mejor plan de marketing?, todavía quedaban explicar otros 5 pasos para conseguir el mejor plan de marketing para nuestros despacho/práctica, así que, allá vamos:

Paso 6. El sobrexplotado marketing de contenidos

Casi todos los despachos generan contenido interesante y de calidad de forma constante. Cómo comenzaba un libro que descubrí hace poco, “Curation: The power of selection in a world of excess”, y que quienes me seguís en twitter ya habéis visto, al día se generan 2,500,000,000,000 MB de información, por lo que seleccionar cual de toda esta cantidad ingente de contenido es interesante y útil, es un reto.

El Marketing de contenidos se ha convertido en una herramienta muy utilizada en el sector para compartir novedades legislativas y tratar cuestiones de interés. El problema es, que al generarse tantísimo contenido es muy difícil que el nuestro llegue al público que deseamos y conseguir el impacto que queremos.

Uno de los principales problemas o handicaps que presenta el marketing de contenidos, es la cantidad de recursos que consume en cuanto al tiempo de los abogados y profesionales destinados a generar estos artículos, que precisan de investigación, cuidado y atención.

Ahora bien, el marketing de contenidos, puede ayudarnos a posicionarnos como expertos en una determinada materia o área de práctica, y puede ayudarnos a generar confianza en el mercado.

Paso 7. E-mail marketing

La manera en la que interactuamos con nuestros clientes es un pilar fundamental a la hora de estructurar nuestro plan de marketing. El email siempre es una de las herramientas más utilizadas, ahora bien, hay un abismo entre el buen uso de mail marketing y el spam.

Tenemos que tener especial cuidado a la hora de seleccionar cuáles de nuestras publicaciones pueden interesar a cada cliente, y ajustar a cada uno, según su sector, sus intereses y sobretodo, sus necesidades, qué contenido, de todos los que generamos puede serle de especial interés.

Una de las herramientas más utilizadas para este fin es MailChimp. Muy recomendable y fácil de usar, con un diseño estupendo.

Paso 8.  Publicidad

El uso de la publicidad pagada, en medios de comunicación como periódicos, radio o, incluso, en carteles en el metro, es cuestionable y abre una línea de bébate interesante que ya tratamos en un post anterior “Publicidad en el sector legal”, al que os dejo el link para que podáis acceder más rapidamente si queréis ampliar información al respecto.

En resumen se podría decir que, cómo comenté en el post que he comentado, colgar una placa en la puerta con la palabra “abogado” y sentarse a esperar a que los clientes llamen a nuestra puerta, es algo pasado de moda, anticuado y que no funciona en la actualidad, salvo en contadas excepciones que seguro que las hay.

El principal objetivo de la publicidad es buscar nuestra diferenciación en el mercado, posicionarnos y transportar nuestra a marca para que llegue a un mayor número de potenciales clientes, ahora bien, supone un riesgo a la hora de establecer control, y sobretodo, es necesario haber estructurado a la perfección los pilares de nuestra marca y nuestro plan de marketing con el objetivo de saber qué medios son los más adecuados.

Paso 9. Nuestra imagen en internet

Una vez que un potencial cliente conoce nuestra marca, casi seguro visitará nuestra página web. Por ello, es fundamental saber qué tenemos que ofrecerles y cómo.  Hace tiempo también publiqué un post que os puede ser interesante en este punto “Imprescindibles para un web legal”.

A modo de resumen, en mi opinión, se valora enormemente: la brevedad, la cercanía a los problemas del cliente y el lenguaje profesional, pero sencillo en la medida de lo posible.

Tendemos a cometer el error de enumerar nuestras áreas práctica con nombres técnicos que nuestros clientes no tienen porque conocer. Por supuesto, esto depende enormemente del tamaño de nuestro despacho, y sobretodo, del sector en el que nos movamos o en el que creamos que residen nuestros potenciales clientes. No es lo mismo dirigirnos a General Counsels de empresas del Ibex35, que dedicarnos a divorcios y dirigimos al público de a pie. Es importante que está diferencia se perciba en nuestra web.

Paso 10. KPI o control de nuestra reputación

Saber la repercusión de nuestra marca en el plano físico es relativamente fácil, apareces en los medios, hablan de ti tus clientes, etc. Ahora bien, conocer el estado de nuestra marca y su repercusión en internet es algo esencial que muy pocos despachos llevan a cabo.

La gestión de la reputación es, en mi opinión uno de los riesgos más inminentes o que más cuidado y atención necesitan. Esta cuestión requiere un post completo, por lo que intentaré ser breve por esta vez.

Los KPI o Key Performance Indicators, son métricas que permiten cuantificar el estado de una determinada acción, es decir, ver si estamos consiguiendo lo que pretendíamos con una determinada acción de marketing o presencia en internet.

Los KPIs son indicadores que nos permiten medir el éxito de nuestras acciones.

Cada despacho debe identificar qué KPIs se ajustan a sus necesidades para reunir la información más relevante, pero de esto ya hablaremos más adelante.

En definitiva, es fundamental, llevar a cabo un seguimiento exhaustivo de todas las acciones de marketing que iniciemos con el objetivo de ver si funcionan de la manera que necesitamos y, por lo tanto marcar el camino a seguir en el futuro.

¡Feliz semana!

Publicaciones recientes

Sandra Cuesta Llerandi

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.