Como no podía ser de otra manera después del reciente concierto solidario Rock & Law, que reúne a bandas formadas por miembros de distintos despachos de abogados con fines solidarios, es recurrente traer a colación el tema de la Responsabilidad Social Corporativa y su evolución dentro de los despachos de abogados.

Entendamos la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como aquellas actividades que buscan mejorar la sociedad, o alguno de sus aspectos, desde el entorno laboral o empresarial. No consiste en el simple pago de impuestos u obligaciones de cualquier tipo, sino aportar un extra relevante tanto a la sociedad como, en ocasiones, los miembros de la firma.  Por su parte, tenemos que conocer la existencia tanto de la Responsabilidad Social Corporativa como de la Responsabilidad Corporativa (RC), utilizada por el Comité de Responsabilidad Social del Consejo de la Abogacía Europea (CCBE). El término RC  se refiere a responsabilidades que atañen la esfera social, medioambiental y económica. Sin embargo, otras instituciones, como por ejemplo, la Comisión Europea y Naciones Unidas utilizan la RSC. Por lo tanto, ambas denominaciones, RC y RSC, son válidas para este fin.

Tal y como señala este artículo sobre la Responsabilidad Social Corporativa y el papel de la abogacía, “La discusión sobre RC se ha acelerado recientemente por un gran número de acontecimientos a nivel internacional, europeo y nacional, que afectan a abogados europeos, tanto en su condición de consejeros diligentes de sus clientes y proveedores de servicios, como en la calificación de los colegios de abogados como “empresas” o incluso “empresas multinacionales” a las que se les aplican los requisitos de RC”.

Dentro de los despachos de abogados estas actividades cada vez son más relevantes y habituales. Van desde la participación en bancos de alimentos en Navidad, hasta el extendido comité probono, a través del cual se presta asesoramiento de forma gratuita y altruista por parte de los profesionales que integran la estructura del bufete, pasando por eventos tan multitudinarios y alucinantes como el concierto de Rock & Law. A través de estas iniciativas se acerca la realidad social al día a día en los despachos, aportando recursos y ayuda a asociaciones y causas loables como fueron, en estas últimas ocasiones las asociaciones CRIS Contra el Cáncer, o FEM Fundación de Esclerosis Múltiple.

Haciéndome eco de las palabras de la Federación Pinardi (especialistas en RSC) “cuando se produce esa transición en la que pasas de la acción puntual a las alianzas estratégicas perfectamente alienadas con la misión y los valores de la empresa”, es cuando realmente la RSC supone un valor añadido.

Por supuesto, además las actividades relacionadas con RSC ayudan a la firma, tal y como explicaba Yolanda Ramiro en el blog de ECIJA:

  • “A mejorar la imagen y la marca: gracias a este tipo de política se agrega un valor añadido a la marca que puede ser capaz de diferenciarle y ayudarle en su reputación.
  • En segundo lugar, gracias a este tipo de medidas se puede llegar a generar negocio. Suponen una ventaja competitiva para aquellas empresas que deciden integrar en sus estrategias de negocio políticas de desarrollo sostenible.
  • Una tercera ventaja importante es de carácter interno. Está comprobado que las empresas que implementan este tipo de políticas tienen mayor capacidad de contratar y mantener sus talentos debido a que los trabajadores valoran este tipo de acciones. A este respecto es necesario añadir no obstante una importante advertencia: no sólo deben orientarse las acciones de RSC hacia el exterior, sino también hacia el interior.”

En definitiva, los clientes valoran cada vez más a aquellas empresas/firmas capaces de cuidar a sus profesionales, respetuosas con el medio ambiente y que se sienten implicadas en la sociedad.

Por supuesto, en vista de todo lo anterior es importante destacar que el RSC no es una forma de Marketing o de promoción de la firma. El objetivo fundamental es la colaboración y la búsqueda de formas para mejorar la  sociedad, a través del apoyo de causas en las que creamos. No podemos entender el RSC como una forma de potenciar nuestra marca puesto que sería un enfoque frívolo que iría en nuestra contra.

Cómo conclusión, la idea transmitida por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) al respecto:

“Los abogados tenemos una responsabilidad hacia la sociedad en la que trabajamos, y más como profesionales íntimamente relacionados con el valor constitucional de la Justicia, acostumbrados a resolver problemas complejos, negociar, mediar y liderar. La idea de fondo de la RSA es responder al imperativo de devolver a la sociedad parte de lo que los abogados recibimos de ella. El modo de hacerlo es actuar en bien de la sociedad sin dejar de ser abogados. Ejemplos de actividades que encajan en el concepto de RSA sería el trabajo pro bono, la acción social, la orientación jurídica, el buen gobierno corporativo, la formación, la promoción de la diversidad, la conciliación, la lucha contra la discriminación o las iniciativas solidarias o medioambientales.”

Y por último, unas imágenes de la última edición de Rock & Law que tuvo lugar en Barcelona el pasado jueves 29 de junio y que unió a los despachos más relevantes del panorama nacional y consiguió una recaudación récord de 71.000 euros que fueron destinados a la Fundación de Esclerosis Múltiple (FEM).

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.