“Bendito sea el caos porque es síntoma de libertad”
Enrique Tierno Galván
 
Hace días se viene hablando de la “necesidad” de regular las redes sociales. Por supuesto, es algo que me da mucho miedo puesto que es fácil pensar que una limitación de las redes sería una manera de limitar nuestra libertad de expresión, pero por otro lado, ¿es necesario?.
 
Cada vez que tiene lugar una desgracia se produce una oleada de comentarios en twitter, que sin duda son atroces y vergonzosos, y parafraseando a Enrique Dans, muestran una “triste wholesale NFL jerseys evolución de wholesale jerseys la raza humana”, ahora bien, también hay que La mencionar que estos desalmados -o cualquier otro calificativo de esta índole- son una minoría, y volviendo a mencionar a Dans, “un tonto dice tonterías ya sea en facebook, en twitter, wholesale NFL jerseys en la televisión, en un mitin o gritando por la calle” y las redes sociales sólo dan mayor difusión a antiguas los comentarios, sin filtro, de cualquier persona, independientemente de los dedos de frente que tenga. 
 
La ley ya regula estos comentarios, como bien demuestra la reiterada jurisprudencia al respecto, y sabe identificar cuando constituyen un delito de injurias, cuando una difamación y cuando apología de un delito. Hace un tiempo, 21 twiteros fueron detenidos por enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas. Todo esto nos lleva a preguntarnos: ¿es necesario limitar la libertad de expresión de la gente?¿habría que poner castigos ejemplares a quienes lleven a cabo los delitos ya mencionados, ya sea vía twitter, facebook ó televisión? Sabemos que la importancia de las redes es su rapidísima difusión y la falta de barreras que hace que cualquier comentario, pueda dar la vuelta al mundo en apenas unos minutos, pero ese factor ya está contemplado en nuestro Código Penal que a la hora de valorar estos delitos tiene en cuenta su medio de difusión y la cantidad de personas a las que podría haber llegado. 
 
Como decían para El Condifencial, Joaquín Muñoz y José Carlos Moratilla lo complicado es identificar qué usuario se encuentra bajo un seudónimo, ya que se necesita una orden judicial para poder identificarlos. Otro de los problemas para sancionar estas conductas es determinar qué legislación y qué autoridades poseen la capacidad de resolver estas cuestiones. Y me gustaría recuperar la la opinión de Moratilla “No resulta necesario regular de forma específica las redes sociales, sino simplemente aplicar las so leyes existentes”.

En cuanto a lo que he comentado anteriormente sobre el respeto a la libertad de expresión, la propia Constitución dice lo siguiente:

“Los derechos y libertades constitucionales tienen su límite en el respeto a los demás derechos constitucionales, especialmente en el derecho al honor, la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.”

En conclusión a esto, podemos decir que son los jueces y tribunales los encargados de analizar caso por caso y determinar la prevalencia de un derecho u otro, según las circunstancias. 

En cualquier caso, si hay algo en lo que creo que estamos de acuerdo, es que tweets como los que adjunto a continuación no puede quedar impunes.
 
 
 
 
Ahora bien, como aclaró Moratilla para El Confidencial, aunque yo no esté en desacuerdo puesto que también hay que proteger a los familiares del fallecido, algo que la ley no contempla a día de hoy, “el derecho al honor, a la imagen y a la intimidad solo protegen a la persona mientras está viva””Habiendo fallecido la titular de estos derechos únicamente podría perseguirse otro tipo de delitos, como la apología del delito o la incitación a cometer otros delitos similares”
 
Y no hay mejor manera de terminar este post que con la noticia que publicaba esta noche El Mundo:
 
Para terminar os dejo esto video que creo que todo el mundo debe ver.
 

Publicaciones recientes

Canada


wholesale jerseys

Las 4 claves de la gestión de personal y liderazgo…

.yuzo_related_post img{width:120px !important; height:110px !important;}
.yuzo_related_post .relatedthumb{line-height:15px;background: !important;color:!important;}
.yuzo_related_post .relatedthumb:hover{background:#fcfcf4 !important; -webkit-transition: background 0.2s linear; -moz-transition: background 0.2s linear; -o-transition: background 0.2s linear; transition: background 0.2s linear;;color:!important;}
.yuzo_related_post .relatedthumb a{color:!important;}
.yuzo_related_post .relatedthumb a:hover{ color:}!important;}
.yuzo_related_post .relatedthumb:hover a{ color:!important;}
.yuzo_related_post .yuzo_text {color:!important;}
.yuzo_related_post .relatedthumb:hover .yuzo_text {color:!important;}
.yuzo_related_post .relatedthumb{ margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 5px 5px 5px 5px; }
.yuzo_related_post .relatedthumb{}

jQuery(document).ready(function( $ ){
//jQuery(‘.yuzo_related_post’).equalizer({ overflow : ‘relatedthumb’ });
jQuery(‘.yuzo_related_post .yuzo_wraps’).equalizer({ columns : ‘> div’ });
})

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.