El otro día en LinkedIn vi un artículo que me llamó mucho la atención, sobretodo por la verdad que reflejaba. Hablaba sobre los Millenials en el trabajo, cómo mantenerlos motivados, qué ofrecerles para acepten un puesto de trabajo… (podéis consultarlo aquí). En definitiva el artículo reunía varias cuestiones que me gustaron y que me plantearon una duda ¿hay tanta diferencia entre los Millenials y los trabajadores tradicionales?¿Es verdad que estamos ante un cambio generacional, en cuanto a las relaciones laborales se refiere, que merece un estudio individual?

La imagen que acompaña a este post muestra algunas distinciones entre el modelo de trabajo actual y el tradicional y lo primero que se me ha pasado por la cabeza ha sido preguntarme si realmente nos estáb07b9d720-35f8-4b6d-a2dc-0429e5a45a0e-largeamos dando cuenta de que esa evolución tecnológica también nos está esclavizando.

Es verdad que de las 8 horas que estamos en la oficina, pocas son destinadas 100% al trabajo como tal, ¿cuánto aguantamos sin consultar twitter? Tenemos la necesidad de estar informados 24 horas/ 7 días a la semana (aunque los fines de semana bajamos un poco la guardia). Por eso no es de extrañar que entre las 20 cosas que reunía ese artículo estaba incluida la independencia como una de las cosasm ás valoradas por los Millenials en el trabajo, y es que, lejos de usar esta como modo de escaqueo, la independencia al igual que la responsabilidad, pueden ayudar a mantener motivado a un trabajador. La confianza en el trabajo no es algo que deba ganarse sino que, en mi opinión, es algo de lo que habria que partir.

Otro de los elementos más valorados, según el artículo, por los Millenials es el poder compaginar su vida personal y profesional. ¿Esto realmente es una novedad? Parece mentira, a día de hoy, la cantidad de trabajos/profesiones que dificultan ese balance entre trabajo y ocio, un balance necesario, sano y fundamental para el buen desarrollo profesional y personal del trabajador. ¿Quién ha dicho que las jornadas interminables son buenas para las empresas? Lo único que se consigue son trabajadores desmotivados y poco productivos y un trabajo mediocre.

Otra cuestión relevante, los sueldos. Aunque el artículo lo menciona como otra cosa caracterísitca de los Millenials, para mi, es un punto en el que nada ha cambiado. Un salario justo y acorde con el trabajo. Son muchísimos los lugares que no remuneran las prácticas, pues bien, esos lugares solo podrán tener a gente desmotivada, sin ganas de trabajar y sin ningún tipo de compromiso para/con la empresa. Seamos sinceros la promesa de aprendizaje no es suficiente “excusa” para mantener a un trabajador/estudiante en practicas y mucho menos para tenerlo motivado. Mi consejo: nunca tener a nadie al que no se remunera por su trabajo. Puede ser más o menos, obviamente no aspiramos a ganar 1.000 euros en el primer, momento pero hay unos mínimos que hay que asegurar y no hay nada más peligroso que tener a alguien desmotivado en el trabajo, aunque sea alguien en prácticas.

Por último, aunque en el artículo describen muchos más, el aprendizaje es uno de los factores más valorados por los Millenials. Entendamos como aprendizaje la oportunidad de aprender de forma práctica a desarrollar un trabajo, que se nos exija acorde a lo aprendido, que nos den opciones de acudir a seminarios y demás eventos que puedan ayudar a nuestra formación. Explicarnos y entender los trabajos y es que a los Millenials les cuesta los trabajos mecánicos que no ayudan a su formación.

En definitiva, después de todo esto mi pregunta es ¿hay tanta diferencia con un trabajador de antaño o es que tenemos tanto afán por el cambio que lo vemos donde no lo hay? Os animo a que compartáis vuestra opinión al respecto.

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.