¿Qué aceptamos cuando descargamos apps?

Muchos de nosotros no somos conscientes de los riesgos que entraña la descarga de aplicaciones, no nos leemos las condiciones de uso y las aceptamos sin saber que permisos estamos otorgando a la aplicación en cuestión. Las aplicaciones gratuitas son aquellas que más ponen en entredicho nuestra seguridad, y es que como dice un estudio de Norton, “existe un porcentaje alarmante de aplicaciones que almacenan y comparten información personal como el número de móvil, el nombre de usuario, la contraseña, los detalles del calendario, el registro de llamadas, las imágenes e incluso los mensajes de texto. Esta información, accesible a través de las aplicaciones, puede ser compartida con los desarrolladores y no siempre hay una buena razón que lo justifique”

Hace unos meses salió el escándalo de las condiciones que aceptábamos con la instalación del Facebook Messenger, las cuales nos pedían permiso ya no solo para sincronizar con Facebook si no para tener acceso a nuestra cámara y micrófono (en cualquier momento), a nuestra lista de contactos y a nuestra galería, pero no solo eso: todos los que nos hemos descargado esta app la hemos autorizado a llamar a números telefónicos sin que medie nuestra intervención, es decir, sin necesidad de permiso ni de mostrarlo en la pantalla. También está autorizada para hacer lo mismo con los SMS.

Las condiciones de uso suelen ser unos documentos interminables e incomprensible que hacen imposible su lectura, pero aquí tenéis algunas de las condiciones que hemos aceptado al descargarnos estas apps que tenemos todos en nuestro smartphone:

Facebook: “Cuando visitas un sitio web o una app usando Instant Personalization, le proporcionamos a este sitio o app tu ID de usuario y tu lista de amigos (así como tu rango de edad, localización y género”

Apple: “Los productos adquiridos por intermediarios del servicio son concedidos como licencia, no vendidos”.

Instagram: “Por la presente, otorgas  a Instagram el derecho de una licencia de uso no-exclusiva, libre de cargo, transferible y sublicenciable para el contenido que publiques en o a través del servicio”.

Whatsapp: “Whatsapp se reserva el derecho a modificar o corregir estas Condiciones de uso en cualquier momento, y es tu responsabilidad revisar las Condiciones de uso para encontrar cambios. Si no estás de acuerdo con las condiciones revisadas, tu único recurso es dejar de utilizar los servicios de Whatsapp. Tu utilización continuada de los servicios de Whatsapp tras las modificaciones de las condiciones de uso actuales implicarán tu consentimiento y aceptación de las mismas”.

Amazon: “Los datos de los clientes son generalmente parte de los activos transferidos, pero estas operaciones siguen estando sujetas a los acuerdos de confidencialidad vigentes”

Google: “Cuando descargas, envías, guardas o reciben contenido a o desde nuestros Servicios, le das derecho a Google (y sus asociados) a usar, alojar, reproducir, modificar y crear trabajos derivados de ello”.

En definitiva, aunque no sea recomendable volvernos unos paranoicos por preservar nuestra privacidad porque en los tiempos que corren es algo idílico, si que debemos prestar atención a cuestiones que ya no solo ponen en peligro nuestra privacidad sino también nuestra seguridad.

Fuente: Artículos Softonic

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT
Madrid, Spain

Publicaciones recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.