Este fin de semana leí un artículo muy interesante sobre el Trabajo 3.0, entendiéndose como tal, aquél que se desarrolla a través de un ordenador y de internet sin importar la localización física.
Parece que este tipo de trabajos se extienden, y mientras que hasta ahora se habían centrado en el ámbito comercial, retan con llegar también a los servicios profesionales. Contables y profesores ya empiezan a realizar sus labores vía skype, pero podemos ir más allá, ¿podemos imaginar una notaría, ó un corredor de seguros realizando sus funciones via internet?. Sin duda este trabajo 3.0 acaba con las  las limitaciones  físicas y las horarias.

Sin duda el Trabajo 3.0 reduce al mínimo los costes para formar una empresa, algo esencial, sobretodo, para las empresas tecnológicas de reciente formación cuya principal baza es la reducción de costes en el establecimiento. Las empresas necesitan talento cada vez más especializado, y están orientándose a trabajar a través de proyectos por objetivos, más que en el modelo estanca que se planteaba anteriormente. La novedad del Trabajo 3.0 es que pasa de la “posesión” del empleado a un modelo en el que se permite a la empresa tener el talento que necesitan en cada momento (Talent as a Service). De esta manera las pequeñas y medianas empresas pueden acceder a profesionales que solo eran accesibles para las grandes empresas.

Las plataformas de trabajo en red, sirven de entorno laboral a millones de freelance que obtiene flexibilidad y acceso a un mercado global. Estamos solo al inicio de un cambio que se preveé importante. De momento los trabajadores más afectados por este Trabajo 3.0 son los programadores/desarrolladores web, diseñadores gráficos/expertos en multimedia, los expertos en marketing online y los escritores/bloggers; en definitiva, trabajadores dedicados al sector tecnológico y de internet. En una charla TED (recomiendo esta aplicación a todo el mundo) impartida por Jordi Serrano se decía que los puestos de trabajo más demandados apenas existían hace diez años. Esto se debe fundamentalmente a la tecnología que hace que el ser humano tenga que utilizar sus capacidades en cosas nuevas. El ejemplo de la agricultura es el mejor, actualmente el porcentaje de población dedicado a estas labores es ínfimo ¿significa esto que producimos menos? no, todo lo contrario, producimos mucho más que en épocas anteriores donde la producción recaía exclusivamente sobre los hombros de los agricultores. La incursión de la tecnología permitió reducir el personal a cuotas muy reducidas obteniendo unos niveles de producción superior.

Entendemos, por tanto, que esto es lo que está ocurriendo en la actualidad. En Estados Unidos ya el 35% de los trabajadores son freelance y se prevé que lleguen al 50% en 2020. Estos freelance pueden vender sus servicios en todo el mundo. Ahora bien, esta última afirmación tiene dos realidades: puedes vender tus servicios a todo el mundo, pero tambien tienen que competir con todo el mundo. Las claves dadas por Jordi Serrano para sobrevivir a esta “globalización laboral” son: la pasión por el trabajo, la creatividad y la autonomía; aunque creo que se le olvidó una importante, la especialización.

¿Creéis que el teletrabajo, ó, el trabajo con libertad de presencian tanto física como horaria, tendrá lugar en nuestro país?¿Creéis que el sector legal podrá beneficiarse de este tipo de estructura laboral, ó, por el contrario sólo será válido para empresas tecnológicas, pymes ó start-up?

No dudéis en plasmar vuestra opinión en los comentario.

Written by Sandra Cuesta Llerandi

Business Development, Marketing & Communications | Marketing Manager | Dual Degree in Law and EU Legal Affairs & International Advocacy | Double Master’s Degree in Access to the Legal Profession and International Business Law | Download my e-book: http://eepurl.com/bfDEkT Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.