Tendencias en RSC

business development

La Responsabilidad Social Corporativa ha sido, durante mucho tiempo, una gran olvidada. Había empresas que ponían en marcha iniciativas y políticas innovadoras y que realmente ayudaban a mejorar o a solucionar un problema social, pero también había otras que, o bien ignoraban el asunto, o lo utilizaban únicamente como mera publicidad.

Actualmente la RSC va ganando cada vez más importancia dentro de las políticas de las empresas. Hay clientes que exigen a sus proveedores políticas sociales y medioambientales, e incluso valoran su colaboración en función de estas.

En el punto en el que nos encontramos actualmente en el que llegamos tarde para mejorar todo, el desarrollar y tomar estas políticas como parte de la estrategia corporativa, es fundamental. Durante muchos años, en el sector legal se han producido eventos benéficos cuya finalidad era meramente la recaudación, pero hay que ir más allá. Hay que acabar con el paternalismo y con la caridad por la caridad, y empezar a preocuparnos realmente por las cuestiones sociales que apoyamos. 

Reputación y prestigio

Según el informe de Forética que compartía la revista Forbes este mes, en España el 70% de las compañías han sido pioneras en la implantación de mejores prácticas de RSC, pero el informe desvela que existe una gran diferencia entre las empresas grandes y el resto. 

Las políticas medioambientales o de RSC, repercuten directamente en el prestigio de una empresa. Este prestigio es algo que no se consigue fácilmente y que el dinero no es capaz de comprar. Además, cuando el prestigio está unido a algo tan noble como políticas sociales, la conexión emocional que consigue crear es inigualable, llevando a sus clientes a una unión superior. 

Dentro de los 20 primeros puestos en este ranking mundial del Reputation Institute, de empresas más prestigiosas no hay ninguna empresa del sector servicios. Ninguna entidad financiera, ninguna aseguradora, ningún fondo de inversión… y por supuesto ninguna firma legal. Los despachos de abogados hemos participado en iniciativas y proyectos solidarios como comentamos anteriormente en este post sobre La responsabilidad social corporativa en despachos de abogados, pero muy pocas veces hemos ido más allá. 

Cuando hablamos de las empresas más sostenibles, el resultado no es mucho mejor. Solo hay dos empresas españolas en este ranking, Amadeus en el puesto 16 y Acciona en el puesto 56. Por su parte, Francia tiene tres empresas en lo más alto, seguido de Finlandia que empata con Estados Unidos. 

Tendencias

A la cabeza de los proyectos que actualmente tienen más apoyo están la sostenibilidad, la igualdad entre hombres y mujeres y la lucha contra la pobreza. 

Luchar contra estas causas no es sencillo. Hay empresas que adaptan su propia actividad empresarial, otras crean lobbies, pero todas pasan por un fuerte compromiso de sensibilidad y acción social; desde campañas de relaciones públicas, patrocinios institucionales o acuerdos con proveedores y grupos de interés para crear productos y servicios innovadores y más responsables.

Tal y como expone el Centre for Corporate Sustainability Impact, el mundo de los datos masivos y la inteligencia artificial, ofrece nuevas oportunidades para saber el retorno de estas iniciativas y asegurarse de que se consigue el impacto esperado.

La vía más común de colaboración por parte de las empresas sigue siendo a través de donaciones a ONGs y fundaciones, abarcando desde donaciones puntuales, hasta programas sociales.

Desde las empresas que lideran el cambio resaltan que “es el compromiso real y apoyo total de la alta dirección y el consejo de administración para la lucha contra la precariedad, el paro de larga duración y la pobreza” además desde McKinsey advierten “que las grandes empresas se resisten a veces en cooperar con otras grandes en plataformas colectivas que diluyan su protagonismo y que no son muchos los acuerdos que firman con las administraciones, gobiernos y entidades especializadas que conocen mejor el impacto social de los proyectos”.

Sostenibilidad

La sostenibilidad por su parte es otra de las tendencias protagonistas. Ya hay empresas como Mapfre que aseguran que toda la energía que consume proviene de fuentes renovables. Por su parte, Red Eléctrica ha sido reconocida como la mejor empresa del mundo en sostenibilidad en el sector Electric Utilities por el Dow Jones Sustainability Index. Naturgy ha puesto en marcha uno de los planes de sostenibilidad más ambiciosos del sector con más de 40 líneas de acción y 170 medidas concretas. Todo esto es un gran comienzo, pero todavía queda mucho que conseguir y falta motivación para hacerlo. 

Igualdad

Por último, la igualdad entre hombres mujeres es otra de las tendencias por las que luchan las empresas en la actualidad. “Si una mujer -o un hombre- entra en una firma y no ve a nadie de su sexo en los órganos de dirección, pensará que no es un buen lugar para crecer hasta la cima“. Para luchar contra esta diferenciación, la consultora McKinsey recomienda “programas de formación, coaching y tutorías liderados por hombres y mujeres para ayudar a estas a ser conscientes de su potencial y a gestionar sus carreras”, añadiendo que además, “las redes laborales para las mujeres, en las que participan hombres y mujeres, aumentan el grado de atención que las mujeres prestan a sus carreras profesionales, a la vez que elevan el perfil de las mujeres dentro de la dirección de una empresa”. Para todo lo anterior es fundamental “asegurar el compromiso visible de la alta dirección”

La famosa brecha salarial, en realidad no dice nada puesto que por si sola no refleja el porcentaje de cargos directivos y de gerencia que ocupan o no las mujeres, ni del sesgo de las contrataciones tanto para profesionales con experiencia como para becarios en prácticas, ni tampoco de si la divergencia en la remuneración se justifica o no con la productividad. En definitiva, los datos hay que cogerlos con pinzas y, sobre todo, profundizar y dar mayor importancia a métodos de gestión que ayuden a conseguir una cultura de igualdad estable y fiable en el marco de las relaciones laborales

Para ayudar a solventar esta diferenciación se han creado diversos grupos de trabajo formados por grandes empresas como Vodafone, Mapfre, Repsol, entre otras con iniciativas público-privadas como la red de empresas de Igualdad en la Empresa, promovida por el Instituto de la Mujer y el Ministerio de Sanidad, en el que participan las grandes empresas españolas. En estos foros se fomenta la igualdad a través de encuentros y jornadas técnicas en las que se comparte experiencias y buenas prácticas.

Conclusión

Podemos tener claras las causas que necesitan nuestro apoyo, pero hay que ir más allá. No es suficiente con conocerlas, hay que apoyarlas y nuestras empresas deben tener una estrategia clara que guíe iniciativas para mejorar el mundo. Quizás suena demasiado ambicioso, pero no hay un plan B. 

En el próximo post hablaremos sobre cómo inculcar la conciencia social y las políticas de RSC en el ADN de la empresa, pero hasta entonces, no hay que olvidar que “la verdadera RSC no es teoría sino ejecución y podría responder perfectamente a las siglas MAO, en decir, Manos a la Obra“.

Fuente principal – Forbes | Especial  RSC 2018


Business Development, Marketing & Communications | Prof. de management, marketing y comunicación personal | Descargar e-book: http://eepurl.com/bfDEkT | Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.