Redes Sociales

Redes sociales | Manual de uso

marketing y comunicación

Hace algún tiempo en Expansión bajo el titular “Los riesgos de las redes sociales enredan a los juristas” publicó un artículo sobre el uso de las redes sociales que me hizo pensar lo relevante que son para nuestra marca personal y lo poco conscientes que somos del peligro que conlleva también para esta. Es un tema que ya he tratado en otras entradas, pero me gustaría profundizar algo más.

Algunos ejemplos de mal uso

Tal y como comentaba el artículo, en Texas un abogado pidió un aplazamiento en un juicio por la muerte de su padre, y se descubrió a través de Facebook que, en realidad, estaba de fiesta; en Inglaterra un magistrado se ha visto obligado a cesar en su puesto por los comentarios vertidos en Twitter sobre los casos que llevaba. Estos comportamientos demuestran una clara confusión entre la vida privada y la profesional. Dentro de nuestras fronteras, un fiscal de la Audiencia Nacional fue investigado por la Fiscalía General por las opiniones vertidas sobre sus compañeros y fuerzas de seguridad a través de twitter, así como, se han dado casos en los que el simple gesto por parte del abogado de compartir la ubicación en una red social, ha facilitado conocer el cliente al que asesoraba en ese momento; incluso en EEUU se ha dudado de la imparcialidad de un juez por tener de amigo en Facebook a un abogado que formaba parte del proceso que llevaba.

Manual de uso

Estos son algunos de los ejemplos sobre cómo el mal uso de las redes sociales puede afectar a nuestra carrera profesional, e incluso, acabar con ella. Es por ello por lo que la Bar Association (IBA), la principal organización mundial de abogados, ha publicado un código de conducta en el cual se dice lo siguiente:

  • Antes de aceptar una petición de amistad en una red social debe comprobarse cómo puede afectar al futuro de su ejercicio profesional si se trata de jueces, clientes o abogados.
  • Antes de comentar algo pensar si puede dañar la reputación de alguien o la suya propia.
  • Configurar la privacidad adecuadamente.
  • No escribir comentarios que puedan dar lugar a malentendidos.
  • Respetar la confidencialidad con el cliente.
  • No realizar comentarios ni aportar opiniones que puedan ser considerados como asesoramientos o consejos legales.
  • No usar el whatsapp en las relaciones entre abogado-cliente.
  • En cuanto a los blogs, no se debe identificar como jueces o fiscales y en todo caso se debe evitar expresar opiniones.

Hay algo más importante que estar en las redes y es estar de la forma correcta. Es importante saber cómo queremos que nos vean, y actuar en consecuencia.

POST RELACIONADOS 

Business Development, Marketing & Communications | Prof. de management, marketing y comunicación personal | Descargar e-book: http://eepurl.com/bfDEkT | Madrid, Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.